Escritura y Tradición

Lutero y las 95 tesis

El anuncio apostólico, es decir la Tradición, es necesaria para introducirse en la comprensión de la Escritura y captar en ella la voz de Cristo.

A raíz de la Reforma protestante el protestantismo bajo la bandera de la Sola Scriptura y juicio privado rechazo la Tradición de la Iglesia y su autoridad como intérprete definitivo de la misma. En esta sección se analiza lo coherente de tal medita y sus consencuencias.

Ver mas

 

  Compendio de Apologética Católica  

 

 

 

Biblioteca de artículos

 

Por qué la Sola Scriptura no es suficiente, respuesta a Daniel Sapia

Por José Miguel Arraiz

Hace poco leía uno de los artículos que el fundamentalista anticatólico Daniel Sapia suele publicar en su sitio Web (conocereislaverdad.org). El artículo en cuestión se titulaba “Sola Scriptura” no es suficiente…¿para qué no es suficiente?”. Me animé a leerlo ya que Daniel lanza la pregunta al aire de tratar de elaborar una respuesta conforme a lo que yo como simple laico católico y con mis limitados conocimientos le podría comentar.

Los comentarios de Sapia los colocaré en un cuatro con fondo azul, los de la Biblia y otras fuentes en verde, más antes de entrar al tema voy a comentar brevemente que significa Sola Scriptura realmente.

¿Qué es la Sola Scriptura?

Daniel Sapia definió  la Sola Scriptura (en los foros de Catholic.net) como:

La Sola Scriptura significa:

1. Que la Biblia es la única regla infalible de fe (doctrina) y práctica (costumbres).
2. Que la enseñanza de la Biblia es suficiente para que las personas acepten a Jesucristo como Señor y Salvador, y haciendo lo que ella dice, alcancen la vida eterna.

Corolarios:

1. La Iglesia de Jesucristo no necesita revelaciones que no se hallen explícitamente o por lógica y clara implicación en la Biblia.

2. No hay otra regla infalible de fe fuera de las Escrituras.


Por otra parte, Sola Scriptura NO significa:

1. Que la Biblia contenga absolutamente todo lo que Dios ha dicho y hecho.

2. Que la Palabra de Dios no se haya transmitido oralmente en muchas ocasiones y situaciones históricas.

3. Que la Iglesia carezca de autoridad para interpretar, enseñar y defender la Palabra de Dios.

4. Que toda tradición no escrita deba ser rechazada a priori y a fortiori.

 

Comencemos a analizar la definición punto por punto a la luz de la Biblia:

 

1. Que la Biblia es la única regla infalible de fe (doctrina) y práctica (costumbres).

 

Ante todo aclaremos que para la Iglesia Católica la Escritura es la Palabra de Dios escrita, “norma normans non normata (norma de las normas, no normada), mientras que para los protestantes la Escritura es la “única” norma de fe. La diferencia estriba en que para los protestante todo lo que es parte de la revelación divina y doctrina fundamental ha quedado escrito en la Biblia, para la Iglesia Católica si bien la Biblia es la máxima norma de fe, creemos que no toda la revelación ha quedado escrita en la Biblia sino que ha sido transmitida también de forma oral, quedando atestiguada en lo que llamamos “Sagrada Tradición”  y la cual también forma parte de la misma revelación divina (La Tradición a la que nos referimos difiere de las tradiciones particulares de cada pueblo, zona o país, y más bien se refiere al depósito recibido de Cristo a través de sus apóstoles y sucesores).

Como ambos estamos de acuerdo en que la Biblia es norma de fe, podemos partir de allí para ver si solo la Escritura debe ser la única norma de fe.

Si la Biblia es la única norma de fe quiere decir que todas las doctrinas fundamentales deben ser enseñadas por la Escritura, por tanto la Sola Scriptura si es una doctrina que deba ser creída también debería ser enseñada ya sea implícitamente o explícitamente por la Escritura.

¿Enseña la Biblia la Sola Scriptura?

No, no lo enseña. No hay un solo pasaje bíblico que afirme que la Biblia es la única norma de fe. El pasaje que los protestantes suelen utilizar para probar la Sola Scriptura es 2 Timoteo 3,16-17

 

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena. 2 Timoteo 3,16-17

 

 

El pasaje anterior enseña que la Biblia es norma de fe (que es lo que enseña la Iglesia Católica) pero no enseña que la Biblia sea la “única” norma de fe porque este pasaje no dice “Solamente la Escritura es inspirada por Dios, y útil…” sino que dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios, y útil..:” lo que quiere decir que si bien toda la Escritura es inspirada por Dios no afirma que solo ella lo sea, ni que solo ella sea útil para enseñar, argüir, corregir y educar en la justicia. Aunque a alguien no le guste debe reconocer que el pasaje NO enseña la Sola Scriptura.

Resumiendo, un católico puede vivir plenamente satisfecho conforme a lo que cree y a lo que ese pasaje enseña, el protestante en cambio se ve obligado a forzarse a creer que el pasaje dice algo que no dice, o lo que es lo mismo, a torcerlo para apoyar su interpretación privada de las Escrituras.

Pero así como ese pasaje es Palabra de Dios, hay otros pasajes que no dejan de ser menos inspirados y también útiles para enseñar, argüir, corregir y educar en la justicia, como por ejemplo los siguientes:

“Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.” 2 Tesalonicenses 2,15

“Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido.” 1 Corintios 11,2

 Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis” 2 Tesalonicenses 3,6

 

En estos pasajes también inspirados y que debemos tomar en cuenta y obedecer si creemos que la Biblia es nuestra norma de fe tenemos:

1)      Se nos manda a mantener la Tradición que se ha recibido de los apóstoles

2)      Este mandato es en “Nombre del Señor Jesucristo”

3)      Estas tradiciones que Pablo manda mantener en nombre de Jesús incluyen las tradiciones orales (de viva voz) y por carta (escritas).

El gran problema de los fundamentalistas es que no ven la clara diferenciación que hace la Biblia de las Tradiciones humanas que rechaza (Colosenses 2,8) y las que manda mantener por tener origen divino (Como las mencionadas en pasajes anteriores)

Volviendo al análisis de los pasajes anteriores, no hay que ser un erudito para notar una clara contradicción entre lo que Daniel Sapia define como una verdad de fe (Sola Scriptura) y estos pasajes de la misma Escritura, ya que mientras para Daniel la única norma de fe infalible en cuanto a doctrina y práctica es la Biblia (y enfatiza “única”), tenemos nada menos que a la Escritura mandando a guardar no solo las tradiciones escritas, sino TAMBIEN las transmitidas de viva voz. (Y este mandado es nada menos que a nombre de nuestro Señor Jesucristo).

Ahora, si la Sola Scriptura es bíblica y tan fundamental ¿No sabía Pablo el riesgo de Escribir este mandato en nombre de Cristo? (recordemos que Pablo es solo el instrumento) ¿No Sabía Dios si la Sola Scriptura fuera Bíblica el peligro que sería mandar el mismo a guardar las tradiciones no solo contenidas en aquello que quedara escrito sino también las tradiciones orales? Si la doctrina es tan importante, ¿Por qué no sale ni implícita ni explícitamente enseñada en la Biblia sino más bien contradicha por ella?

Se que ahora usted estimado lector que ha aceptado la Sola Scriptura como única norma de fe puede sentirse molesto, quizá identificado con la definición de Sapia y quizá hasta sienta resistencia o rechazo a lo que le estoy diciendo, pero le pido que se sincere con usted mismo, lo que le digo no es una enseñanza mía, está en todas las Biblias del mundo. Estos pasajes enseñan que la Sola Scriptura no es bíblica, sino más bien antibíblica, y a medida que vallamos avanzando en nuestras respuestas a Daniel lo iremos demostrando.

2. Que la enseñanza de la Biblia es suficiente para que las personas acepten a Jesucristo como Señor y Salvador, y haciendo lo que ella dice, alcancen la vida eterna.

 

En este punto de la definición debo decir que estoy “en parte” de acuerdo con Daniel. Incluso cuando le comentaba esto a un amigo evangélico en un debate hace algunos años el se mostró muy contento, el pensó que había logrado convencerme de aceptar la Sola Scriptura como doctrina Bíblica, en pocas palabras, pensó que ya había logrado un “prosélito”.

No pequeña fue su desilusión cuando le expliqué el porqué estaba de acuerdo con él, y la razón es simple. Si realmente para nosotros la Biblia es norma de fe, en ella podremos recibir y abrazar el mensaje de salvación, podremos hacer (como dice Sapia) lo que dice y alcanzar vida eterna. Pero hacer lo que dice implica más que aceptar a Cristo como salvador, es aceptar a la Iglesia (El cuerpo de Cristo) con las autoridades que Cristo ha instituido (2 Tesalonicenses 2,7, 1 Corintios 4,1), someterse a ellas  (Hebreos 13,17), aceptar sus definiciones dogmáticas como norma de fe (Hechos 15,28) y vivir así en unidad doctrinal y plena con ella conforme exige el mandato de Cristo (1 Corintios 1,10), por tanto no querer imponer interpretaciones privadas (2 Pedro 1,20-21).

Por eso siempre me ha asombrado que han sido las Iglesias que dicen regirse por la Sola Biblia las que más tienen que ignorar pasajes completos de la Escritura cuando no se adaptan a su interpretación y a la vez anatemizar a quienes no interpretan como ellos.

Corolarios:

1. La Iglesia de Jesucristo no necesita revelaciones que no se hallen explícitamente o por lógica y clara implicación en la Biblia.

 

Hago notar que este corolario es contrario a lo que enseñan 2 Tesalonicenses 2,15, 1 Corintios 11,2 y 2 Tesalonicenses 3,6 que estudiamos anteriormente. Mientras Sapia dice que la Iglesia no necesita revelaciones que no estén escritas en la Biblia, Pablo alaba a los primeros cristianos porque conservan dichas tradiciones que han recibido de “viva voz” y “por carta”.

Corolarios:

2. No hay otra regla infalible de fe fuera de las Escrituras.

 

Nuevamente este corolario no está acorde a las Escrituras. Cuando se presentaba un problema doctrinal la Iglesia adoptaba un sistema conciliar para la resolución de los mismos. Un ejemplo clarísimo lo vemos en Hechos 15, allí los judaizantes querían hacer a los gentiles circuncidarse para salvarse (Según las Escrituras de ese tiempo (Las del  AT) había que circuncidarse), y fue la Iglesia la que en ese momento declaró que la circuncisión no era requerida para los cristianos. La decisión tomada fue considerada por los mismos apóstoles como INFALIBLE y dada en nombre nada menos que de ellos y EL ESPIRITU SANTO. 

¿Cómo puede entonces ser la Sola Scriptura bíblica si es la misma Escritura la que otorga a la Iglesia el poder de “atar y desatar” y definir doctrina fundamental de carácter infalible? ¿Puede alguien imaginar un Sapia judío de esa época afirmar que el no obedecía porque la Biblia era su única norma de fe y mandaba circuncidarse?

Por otra parte, Sola Scriptura NO significa:

2. Que la Palabra de Dios no se haya transmitido oralmente en muchas ocasiones y situaciones históricas.

 

Esta segunda afirmación contradice explícitamente la primera definición donde decía que la Biblia (Palabra Escrita) es la única norma infalible de fe, ya que si es así y es la única ¿Cómo es posible entonces que también haya sido transmitida oralmente en ocasiones?

La única forma de que Daniel pueda salir adelante sin contradecirse luego de esa premisa, es afirmar que posteriormente esa Palabra de Dios transmitida de forma oral quedó totalmente escrita. Eso incluiría no solamente el mensaje de salvación de creer en Cristo, sino toda la doctrina fundamental. Lo cierto es que entonces de seguir Sapia esa línea argumentativa se vería en la necesidad de probar por medio de la Escritura que eso es así y todo quedó escrito o que los apóstoles tenían esa intención. Lo cierto es que esto no se puede probar y no hay ningún pasaje de la Biblia que afirme que toda la doctrina fundamental quedó escrita en la Biblia sino que más bien se ve un énfasis por parte de los apóstoles de enseñar personalmente más que escribir, de preparar personas capaces que a su vez puedan capacitar a otros, en vez de dejar absolutamente todo escrito.

“Aunque tengo mucho que escribiros, prefiero no hacerlo con papel y tinta, sino que espero ir a veros y hablaros de viva voz, para que nuestro gozo sea completo.” 2 Juan 12

y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de  instruir a otros.” 2 Timoteo 2,2

 

El siguiente corolario de Daniel dice:

Por otra parte, Sola Scriptura NO significa:

3. Que la Iglesia carezca de autoridad para interpretar, enseñar y defender la Palabra de Dios.

 

En la práctica tristemente las Iglesias evangélicas carecen de autoridad para defender la palabra de Dios, ya que cada creyente con la excusa de obedecer a la Palabra de Dios y no a los “hombres” coloca su juicio y propia interpretación de las Escrituras como lo que dice la Palabra de Dios. Así, cuando su interpretación privada difiera de lo que la Iglesia enseña, simplemente atribuirá esto a que “su iglesia se ha desviado”, no ha permanecido fiel a la “Palabra de Dios” y por tanto hay que reformarla (fundar otra que si se adecue a su interpretación privada de las Escrituras).

Tristemente la Sola Scriptura no solo carece de autoridad de defender la legítima interpretación de la Palabra de Dios, sino que es un propiciador de herejías donde cada creyente cree lo que él interpreta como “Palabra de Dios”, la interpretación de la Iglesia pasa a segundo plano porque ellos “son hombres”.

Tenemos entonces a cada generación de protestantes viendo las cosas con los lentes de su fundador pero teniendo cada vez que reinventar la rueda. Es frecuente ver muchos pastores evangélicos dando poco valor a los estudios de otros evangélicos ya que al fin y al cabo “son escritos de hombres” y ellos se rigen solo por la palabra de Dios (suena bonito pero olvidan que esos estudios fueron también basados en la Palabra de Dios), y esto se reduce nada menos que a despreciar la interpretación bíblica que han hecho sus antepasados por la interpretación propia, a rechazar cualquier interpretación conciliar acorde al modelo bíblico por la interpretación privada. Lo demás es “interpretación de hombres” (Como si ellos tuvieran voz de arcángel)

Por otra parte, Sola Scriptura NO significa:

4. Que toda tradición no escrita deba ser rechazada a priori y a fortiori.

 

En la práctica será rechazada a priori y fortiori cuando a juicio del creyente de la Sola Scriptura esa interpretación vaya en contra de lo que el interpreta que dice la Palabra de Dios (que nótese que no necesariamente es igual a lo que realmente dice)

Sapia da el siguiente pasaje bíblico sin más explicaciones creyendo que por sí solo prueba la Sola Scriptura:

Sin embargo... Escrito está:

"Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre."(Juan 20:30-31) 

 

El pasaje anterior al igual que 2 Timoteo 3,16-17 no prueba en lo absoluto la Sola Escritura.

Primero:  El pasaje habla de las cosas escritas en el evangelio de Juan (En todo caso Sapia estaría definiendo la nueva doctrina de “Solo Libro de Juan”)

Segundo: El pasaje lo que realmente enseña es que las cosas que se han escrito en el evangelio de Juan han sido escritas para que creamos en Jesús y tengamos vida eterna, más no dice que toda la enseñanza de Jesús que no es menos importante ha quedado escrita en él. Es obvio que es de vital importancia creer en Jesús, pero también conocer toda su enseñanza. Para la perspectiva de muchos cristianos evangélicos que todo se reduce a aceptar a Cristo como salvador quizá este pasaje apoye la Sola Scriptura, pero la verdad es que no lo apoya en ningún modo ya que no enseña que TODAS LAS DOCTRINAS FUNDAMENTALES estén contenidas en ella. Aunque a Sapia no le guste, el pasaje no lo dice y lo tenemos tratando de torcer un pasaje para que diga lo que él quiere que diga.

Luego de entender como define Sapia la “Sola Scriptura” me llama la atención el siguiente comentario extraído de su estudio:

¿Para qué no alcanza?

Aunque parezca demasiado sencilla como para ser imprescindible, tengan en cuenta que es el “talón de Aquiles” de la respuesta católica romana. Porque de acuerdo a la respuesta de esa pregunta, podremos decir que “Sola Biblia” alcanza, o que “Sola Biblia” no alcanza.

Me explico:

Si queremos significar que la Biblia es la única fuente necesaria y suficiente para revelar el Plan de Dios y Su Evangelio de Gracia para Vida eterna, entonces nuestra respuesta debe ser:

 “Sola Biblia ALCANZA” (...y sobra.. gloria a Dios!)

En cambio, si queremos justificar solo con la Biblia la necesidad de la existencia de la Iglesia Católica Apostólica Romana, con todos sus ritos, prácticas, costumbres, tradiciones, cargas impuestas, jerarquías de hombres, etc., entonces nuestra respuesta debe ser (como repiten los católicos:

“Sola Biblia NO ALCANZA”

Es por tal motivo que la Iglesia Católica repite hasta el cansancio que “Sola Scriptura” NO SIRVE. En realidad no sirve... pero para sus fines. Y podríamos decir inclusive, que es CONTRARIA a sus fines. Es por eso que en forma tan vehemente, reiterativa, casi enfermiza, se ocuparán en tratar de denostar esta verdad de Dios.

 

Aquí es donde me gustaría profundizar a fondo, ya que como pueden ver Sapia piensa que el “talón de Aquiles” de la perspectiva católica. Realmente sucede todo lo contrario para quienes conocen la Sola Scriptura y sus consecuencias y veremos porqué.

La verdad es que si  hubiera un pasaje bíblico que pudiera probar válidamente la Sola Scriptura este tipo de recursos sería innecesario, pero la verdad es que los defensores de la Sola Scriptura (Sapia incluido) saben que no hay un solo pasaje bíblico que pueda utilizarse para probar esta doctrina con la Biblia, sino que como hemos mostrado, es la misma Escritura la que rechaza dicha doctrina. No queda otra alternativa que tratar de hacer creer que los católicos creemos que la Palabra de Dios “no sirve” y tratar de colocarse ellos como quienes son “fieles” a la Palabra de Dios y a los católicos quienes “han despreciado la Palabra de Dios” para seguir “tradiciones humanas”. Todo el argumento se reduce a eso, a una “ilusión”.

Daré tres razones básicas a la pregunta “Talón de Aquiles” de Sapia por las cuales Sola Scriptura no es bíblica y no es suficiente:

Razón 1: Es la misma Biblia la que enseña que hay que someterse a las autoridades legítimamente constituidas, rechazarlas a ellas es rechazar a Cristo mismo:

«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza  a mí, rechaza al que me ha enviado.» Lucas 10,16     

Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, pues velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta  de ellas, para que lo hagan con alegría y no lamentándose, cosa que no os traería ventaja alguna. Hebreos 13,17

 

El conflicto que ocurre aquí en esencia entre las Sola Scriptura y la Palabra de Dios es que es la misma Palabra de Dios la que enseña que estas autoridades constituidas por Cristo tienen la potestad de administrar los misterios de Dios (y no cada creyente):

Por tanto, que nos tengan los hombres por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios1 Corintios 4,1        

 

Aquí Pablo como apóstol habla a “creyentes”, y deja claro que es a ellos (los apóstoles y presbíteros) quien corresponde administrar estos misterios de Dios, no a cada creyente individualmente. Y es evidente que Pablo y los apóstoles también eran hombres, pero tenían una autoridad que habían recibido y que podían imponer

Aunque pudimos imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables con vosotros, como  una madre cuida con cariño de sus hijos.  1 Tesalonicenses 2,7           

Nada más imaginen ustedes alguien interrumpiendo a Pablo cuando exponía a la asamblea de Creyentes lo escrito en 1 Corintios 4,1 por alguien que le dijera: “Oye Pablo, estás equivocado, no puedo tenerte como administrador de los misterios de Dios porque yo solo creo lo que dice la Biblia” (Y quizá si, personas como Himeneo, Alejandro y Fileto lo dijeron en aquella época, Sapia se encarga de decirlo en esta)

En resumen, la Sola Scriptura NO ES SUFICIENTE porque coloca el criterio o interpretación privada de cada creyente sobre la interpretación de la Iglesia entera.

Razón 2: Es la misma Biblia la que manda a guardar las tradiciones recibidas de los apóstoles y no solo las escritas sino las orales (que han quedado atestiguadas en el resultado de los concilios y en los escritos de los padres de la Iglesia.

“Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.” 2 Tesalonicenses 2,15

 

No profundizo mucho en este punto pero ya lo hemos estudiado. Mientras la doctrina de la Sola Scriptura enseña que solo debe ser creído como doctrina fundamental aquello contenido en la Escritura, es la misma Escritura la que afirma que debemos guardar la Tradición también.

Resumiendo este punto, la Sola Scriptura NO ES SUFICIENTE porque no es una doctrina enseñada por la Escritura sino contradicha por la misma.

Razón 3: La Sola Scriptura hace imposible la unidad doctrinal conforme exige la misma Biblia.

Os conjuro, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que tengáis todos un mismo hablar, y no haya entre vosotros divisiones; antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio. 1 Corintios 1,10         

 

Analice sinceramente estimado Lector ¿Cree usted que cada quien interpretando la Biblia separadamente interpretará lo mismo que otro creyente? Seamos sinceros, el hecho de que existan hoy miles de denominaciones cristianas diferentes, la mayoría afirmando regirse solo por la Biblia (tal como registra la The World Cristian Encyclopedia)  ¿No es prueba suficiente de que la Sola Scriptura no funciona? ¿No es evidente que quienes se rigen por ella no paran de dividirse exponencialmente?

Pero esto no es lo más escandaloso, lo más escandaloso es que las doctrinas que son verdad fundamental para unos y otros son muchas veces contrarias y se anatemizan entre ellos. Dice la Palabra de Dios querido hermano que una casa dividida no puede sostenerse (Mateo 12,25), y la forma de operar del enemigo es precisamente dividir. Cuando la Iglesia se divide es una evidencia de que se aleja de la verdad porque la verdad es UNA SOLA. No puede ser verdad que según los presbiterianos la Eucaristía es un “símbolo” y según los luteranos “El cuerpo real de Cristo”, no pueden ser verdad dos puntos opuestos en doctrina fundamental.

Hace poco por ejemplo analizaba un artículo de Sapia donde él acusaba de antibíblica la práctica católica de bautizar niños, ¡pero varias de las más grandes Iglesias protestantes (Luteranos, presbiterianos  y anglicanos),  varias de ellas reconocidas como evangélicas (Luteranos y presbiterianos) bautizan niños y anatemizan a quienes no. Sapia no mencionaba en ninguna parte de su estudio lo otras Iglesias hacen y que es contrario a lo que su denominación predica a pesar de que ambos dicen regirse solo por la Biblia.

¿El bautismo de niños es bíblico? Respuesta a comentarios de Daniel Sapia, por José Miguel Arráiz

Hoy día ya incluso la cantidad de denominaciones que incluso afirman ser “evangélicos” (aunque otros evangélicos no los reconocen como tales)  que desconocen la divinidad de Cristo y la doctrina de la Trinidad crece en forma alarmarte.

Un estudio donde se analizan las contradicciones más notables en cuanto a doctrina fundamental que hay entre denominaciones que se rigen por el principio de la Sola Scriptura es este:

¡Me importa un pepino!, por José Miguel Arráiz

Aquí un protestante podría alegar que estas contradicciones entre denominaciones cristianas se deben a que muchos (los “otros”) no interpretan la Biblia con la ayuda del Espíritu Santo, pero seamos sinceros, lo que tenemos es cada creyente monopolizando el Espíritu Santo (anotándolo en la alineación de su equipo y sin ser football) y diciendo que es el otro quien no lo tiene o no se deja guiar por él. Si nos animamos de ver un poco más allá de nuestras narices tendremos que aceptar que en cada Iglesia hay personas que tratan de interpretar la Biblia en su contexto y con la mejor intención, que muchas están llenas del Espíritu Santo pero que interpretan muy diferente a otras que también lo están. ¿Qué sucede entonces? ¿Es que dice el Espíritu Santo una cosa a unos y otra a otros?

La verdad es que no, sino que esa no es la forma en que el Espíritu Santo obra (llevando a cada creyente a definir doctrina fundamental en forma individual). Para definir doctrina fundamental el Espíritu Santo guía a su Iglesia unida, así lo hizo siempre (Hechos 15) y no de forma individualista. Por eso cuando Pedro alertaba a los creyentes a no interpretar la Biblia “por cuenta propia” (2 Pedro 1,20-21) no se refería a que la interpretaran con solo la ayuda del Espíritu Santo (todos eran creyentes y lo habían recibido) sino a no interpretarla privadamente separados de la Iglesia y sus apóstoles quienes eran quienes podían “atar y desatar” (definir doctrina) y eran administradores de los misterios de Dios (1 Corintios 4,1).

Resumiendo este punto, la Sola Scriptura NO ES SUFICIENTE porque hace imposible la unidad doctrinal que Cristo exige.

Conclusión

Estimado hermano que nos lees. El principio de la Sola Scriptura y sus implicaciones no es bíblico. Los hermanos evangélicos muchos con muy buena intención se han desviado de la enseñanza original del evangelio y han creado una excusa para que cada quien pueda crear nuevas denominaciones y fomentar divisiones. Creyendo regirse solo por la Biblia han desconocido la misma enseñanza de la Biblia y la han utilizado para apoyar sus interpretaciones personales. A eso se refería la Escritura cuando alertaba que muchos por su ignorancia obtendrían de la misma Escritura la propia condenación.

“Lo escribe también en todas las cartas cuando habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas cosas difíciles de entender, que los ignorantes y los débiles interpretan torcidamente - como también las demás Escrituras - para su propia perdición.” 2 Pedro 3,16

 

Para terminar les comparto un fragmento del Libro “Roma dulce hogar” de Scoth Hann, quien fue pastor presbiteriano y para quien uno de sus primeros pasos de conversión hacia la Iglesia Católica se debió a darse cuenta de que la Sola Scriptura no era bíblica cuando un intrépido estudiante se lo hizo notar:

 

 La Escritura ¿Enseña la doctrina de la Sola Scriptura?, por Scoth Hann

 

separador

Suscríbete

Lista de correoFacebookGoogle+Google+

separador

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

separador