Anticatolicismo

Lutero y las 95 tesis

Cada vez con mayor auge se propaga un rechazo y ensañamiento contra los que creen en Cristo y en su Iglesia Católica. Difamaciones, calumnias, burlas y vituperios; terrorismo y persecución en diversos lugares del mundo, incluso cada vez con mayor frecuencia en Internet; ataques frontales contra la práctica del cristianismo –paradójicamente– en nombre de la libertad religiosa.

En esta sección se comparten excelentes artículos para responder a las objeciones de los enemigos de la Iglesia.

Ver mas

 

 

Biblioteca de artículos

 

El "Paganismo" de la Iglesia Católica

por Greg Oatis

Cortesía de prodigos.org

La Ramera de Babilonia

Cierta gente sostiene que la Iglesia Católica no fue fundada por Jesucristo, siendo más bien un culto pagano con lazos que le unen a la antigua Babilonia. Esta idea alcanzó amplia difusión a través de un libro, "Las Dos Babilonias" publicado en Gran Bretaña por Alexander Hislop en 1858, el cual pretendía establecer una relación entre las enseñanzas y prácticas del catolicismo con la religión mistérica practicada en la mencionada Babilonia. Sin embargo, la metodología usada por el autor del libro, un ministro protestante sin ninguna formación académica seria, ha sido desechada y denunciada como falsa desde el punto de vista racional e histórico.

Apocalipsis 23, 1-4 — Entonces vino uno de los siete ángeles que llevaban las siete copas y me habló: "Ven, que te voy a mostrar el juicio de la célebre ramera, que se sienta sobre grandes aguas, con ella fornicaron los reyes de la tierra y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución". Me trasladó en espíritu al desierto. Y vi una mujer, sentada sobre una bestia de color escarlata, cubierta de títulos blasfemos; la bestia tenía siete cabezas y diez cuernos. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas; llevaba en su mano una copa de oro llena de abominaciones y también las impurezas de su prostitución y en su frente un nombre escrito, un misterio:"La Gran Babilonia, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra." Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla; pero el ángel me dijo: "¿Por qué te asombras? Voy a explicarte el misterio de la mujer y de la bestia que la lleva, la que tiene siete cabezas y diez cuernos".

Este pasaje bíblico es usado con frecuencia para "probar" que la Iglesia Católica es la "ramera de Babilonia" que San Juan describe en su visión. Tal interpretación no es solo errónea sino que es imposible de reconciliar con la historia. Es obvio, para quien estudia seriamente las Escrituras, que San Juan se está refiriendo a Roma, como "la Gran Babilonia" ya que Roma y Babilonia fueron las dos únicas potencias de este mundo a las que Dios permitió asolar Jerusalén, llevando al exilio cautivo a su pueblo. Tanto escritos judíos como cristianos han comparado a Roma con la antigua Babilonia, ya que ambas subyugaron a Israel, destruyeron el Gran Templo y asolaron a Jerusalén.

Un conocido promotor de las interpretaciones de Hislop, Ralph Woodrow, siguiendo el mismo camino, llegó a escribir otro libro llamado "Babilonia, Misterio Religioso". Años después Woodrow tuvo que repudiar el método que había aprendido de Hislop cuando académicos de su propio grupo protestante le señalaron sus graves carencias y su falta de erudición. En 1997, Woodrow publicó una retractación, "¿La Conexión Babilónica?" en la cual expuso los puntos de partida esencialmente erróneos de las teorías originales del religioso fundamentalista escocés. Para ilustrar el tipo de lógica defectuosa en juego, Woodrow usa los mismísimos métodos de Hislop para "demostrar" una teoría descabellada: que una determinada cadena de restaurantes de comida rápida tiene sus orígenes en Babilonia. Citamos:

—"Los arcos dorados" son conocidos en todo el mundo como el símbolo identificativo de McDonald's. Sin embargo, debemos señalar que el arco fue usado habitualmente por los antiguos babilonios en sus puertas y palacios. De hecho, en pinturas realizadas por los babilonios, ¡vemos que sus reyes son representados en marcos con forma de arco! También sabemos que Nabucodonosor, rey babilónico, ordenó a sus súbditos que adoraran una imagen de oro (Daniel 3, 5-10). Y Babilonia era conocida en el mundo antiguo como "la ciudad dorada". Finalmente, nótese que la primera letra de McDonald's, la M, es la decimotercer letra del alfabeto (inglés), un número reconocido como poseedor de un poder místico y que trae mala suerte. ¿Puede ser eso una simple coincidencia? Incluso, ¿a qué señala la M además de a McDonald's? Claramente a Moloc, el dios pagano del fuego adorado en Babilonia. ¿Y qué se utiliza para calentar la comida en un McDonald's moderno? La electricidad, ¡que muchos asociarían con una forma controlada de fuego! Por tanto, ¿quién puede dudar que la cadena de restaurantes de McDonald's, conocida por sus arcos dorados, es en realidad un culto mistérico relacionado con el dios de fuego adorado por la antigua realeza babilónica?

Por ridícula que esta forma absurda de razonar pueda parecer—sencillamente sabemos que la cadena de McDonald's no fue creada por un rey de Babilonia, sino por un hombre de negocios americano llamado Ray Kroc en 1950—esta es exactamente la misma técnica de razonamiento que usa Hislop para calumniar a la Iglesia. En su ensayo "Anti-catolicismo", el apologeta católico Dave Armstrong explica los errores de Hislop: "El método [de Hislop] incurre en dos conocidas falacias lógicas: la falacia "de origen", en el que se ataca la fuente de una idea en vez de la idea en sí y la falacia de "non sequitur" en la que un mero parecido "prueba" que una práctica proviene de otra práctica anterior..." Como aclaración digamos que una falacia lógica es una proposición presentada como verdadera en una afirmación, pero que solo lo es en apariencia. Las falacias lógicas son utilizadas comúnmente para justificar argumentos o posturas que no son justificables utilizando la razón. Suelen enmascarar engaños, falsedades, o estafas. Saber reconocer las falacias lógicas es de gran ayuda para no ser engañado. El término latino "non sequitur" significa textualmente "no se sigue". En el caso que estamos analizando, la similaridad de una práctica católica con una antigua práctica babilónica no implica que la primera provenga de la segunda.

Woodrow también señala que, si se usaran los propios argumentos de Hislop, se podría "probar" que la misma Biblia es pagana. Indica muchos elementos presentes en la Biblia que pueden ser relacionados con religiones paganas pre-existentes, como por ejemplo el postrarse en tierra, orar levantando las manos, una montaña con una divinidad presente en ella, leyes grabadas en piedra, el carro de Elías con sus caballos de fuego. Toda esa fenomenología bíblica y mucho más, puede hallarse también en el paganismo.

Por tanto, si usamos la lógica falaz de Hislop, nos veríamos forzados a concluir que la fe enseñada en la Escritura es en realidad una religión pagana. Dado que sabemos que eso es absurdo, debemos concluir forzosamente de que la técnica de Hislop es fundamentalmente errónea.

1 Corintios 9, 20-22 — Con los judíos me he hecho judío para ganar a los judíos; con los que están bajo la Ley, como quien está bajo la Ley—aun sin estarlo—para ganar a los que están bajo ella. Con los que están sin ley, como quien está sin ley para ganar a los que están sin ley, no estando yo sin ley de Dios sino bajo la ley de Cristo. Me he hecho débil con los débiles para ganar a los débiles. Me he hecho todo a todos para salvar a toda costa a algunos.

Más que condenar toda práctica de los gentiles como pagana, la Iglesia Católica ha procurado siempre inculturizarse. Es decir, ha respetado lo bueno que pudiera haber en otras religiones y culturas para relacionarlo con la verdad completa en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Hechos 10:9-16 — Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú profano.

Jesús vino a traer salvación a toda la humanidad. Incluídos aquellos que eran vistos por los judíos como impuros—y no sólo a unos pocos elegidos. En otras palabras, el amor de Dios no es sólo para los que ya practican la fe cristiana. El ama a todos los hombres, a los cuales creó a su imagen y semejanza.

Hechos 17:16-34— Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad. Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: "Al Dios desconocido." Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar.

San Pablo no predicó una fiera condenación a los griegos por su adoración pagana. Más bien él usó las creencias de ellos como herramienta a través de la cual revelarles la verdad completa que está en el cristianismo. La Iglesia Católica siempre ha actuado de esa manera. Nótese también que en el versículo 28 se encuentra una referencia de San Pablo a dos poetas paganos, Epiménides ("En él vivimos, nos movemos y existimos") y Aratos ("Porque somos también de su linaje"). ¿Significa esto que San Pablo estaba predicando una religión pagana? Usando el sistema de probar las cosas de Hislop, llegaríamos a esa ridícula conclusión. Sin embargo, es claro por el contexto que San Pablo está usando una técnica adecuada de debatir: la empatía. Simplemente está usando para su mensaje términos que tienen sentido para su audiencia.

Hechos 22, 25 — Cuando le tenían estirado con las correas, dijo Pablo al centurión que estaba allí: "¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haberle juzgado?"

En Hechos 22, 25-28 Vemos a San Pablo afirmar repetidamente su ciudadanía romana—esto es, su ciudadanía en un imperio pagano—en sus disputas con las autoridades del templo. Obviamente él no veía tal cosa como una profanación.

En ocasiones, ciertos fundamentalistas parecen más preocupados en preservar la prístina naturaleza de un cristianismo idealizado, conservándola en una especie de ámbar teológico, que en seguir el ejemplo de San Pablo usando toda la astucia, arte y cerebro propios en el esfuerzo de salvar almas a las que Dios ama. Pablo estaba menos ocupado en mantener la pureza de sus prácticas religiosas tradicionales—como la circuncisión o las leyes de alimentación judaicas—que en la búsqueda de la transmisión de la fe, a lo que se dedicaba con coraje y cuando lo halló necesario, usó formas poco convencionales. Por tanto no hay razón para temer cuando nuestra fe es debatida—incluso atacada—en la arena del mundo de las ideas. La verdad esencial del Evangelio es su protección

separdor

Síguenos...

FacebookGoogle+Google+

separdor