Lefebvrismo

La Iglesia

El 30 de junio de 1988 el Arzobispo Marcel Lefébvre(1905-1991) consumó el último cisma que ha desgarrado la unidad de la Iglesia Católica, al consagrar Obispos sin mandato apostólico a cuatro de sus seguidores en la "Fraternidad Sacerdotal de San Pío X".

Monseñor Lefébvre y quienes le siguieron rechazaron al Concilio Vaticano II y las reformas que inspiró alegando que la Iglesia Católica está infectada de modernismo, y que hay un falso ecumenismo que se encuentra en el origen de todas las innovaciones del Vaticano II, en la liturgia, en las relaciones nuevas de la Iglesia y del mundo, en la concepción de la Iglesia misma, que la conduce a su ruina y a los católicos a la apostasía.

 

  Libros de apologética católica  

 

 

 

Biblioteca de artículos

 

Filo-lefebvrianos

Por P. José María Iraburu

A continuación una serie de artículos de este reconocido teólogo y sacerdote donde trata el problema del lefebvrismo y su lefebvrismo. Todo un clásico que recomendamos plenamente.

Debido a su extensión está dividido en 7 partes. Puede leerlas online (enlaces a continuación) o descargarlas todas en un pequeño libro en formato PDF descargable AQUI

Parte I

-Los lefebvrianos consideran a Mons. Lefebvre como el San Atanasio de nuestro tiempo, y a la Fraternidad sacerdotal de San Pío X (FSSPX) como garante imprescindible de la ortodoxia doctrinal y litúrgica de la Iglesia. -Los anti-lefebvrianos distan extremadamente en doctrina y espíritu de Mons. Lefebvre y de la FSSPX, y sienten por ellos gran aversión. -Nosotros, obviamente, nos sentimos mucho más próximos de los lefebvrianos que de aquellos numerosos pastores y teólogos «católicos» que han perdido la fe. -Los filo-lefebvrianos comparten en mayor o menor medida las posiciones de los lefebvrianos, y no reconocen en modo alguno su condición. -Afirman que Mons. Lefebvre obró siempre con una conciencia buena y recta, también al ordenar Obispos. -Pero contraponer la ley de la Iglesia y la conciencia bien formada es una de las causas hoy más frecuentes de la degradación doctrinal y pastoral. -Ordenar Obispos sin permiso de la Santa Sede es un acto gravemene malo, que la Iglesia sanciona con la excomunión. -Es un acto gravemente cismático. -El error-pecado primero de Lefebvre y de los lefebvrianos estuvo y está en el discernimiento condenatorio de la Iglesia presente. -Y el segundo estuvo y está en creer que ellos son necesarios para impedir que la Iglesia se derrumbe en la herejía y el sacrilegio. -Son falsas las premisas mayores que llevaron al cisma a la FSSPX. El Señor no necesita de nadie para salvar la Iglesia. Es la Iglesia la que nos salva a nosotros.

Ver mas

Parte II

-Argumentos principales de los lefebvrianos en su defensa. -1. El principio del mal menor justifica a Mons. Lefebvre. -2. Gracias a él y a la FSSPX existe la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, existen los grupos a ella acogidos y se salvó la Misa antigua. -3. La decisión de Juan Pablo II de excomulgar a los Obispos lefebvrianos fue una opción pastoral, y por tanto no infalible. -4. Fue una excomunión injusta, y por tanto inválida. Y revocable. -5. Lefebvre reconocía el Primado romano, y justamente por eso no dió misión canónica alguna a sus Obispos auxiliares. -6. La obediencia ciega puede ser moralmente mala en ciertas circunstancias extremas. 7.-Mons. Lefebvre se equivocó al ordenar Obispos, pero lo hizo por amor a la Iglesia. Su intención era buena y su conciencia recta. 8.-San Atanasio, por defender la fe católica contra el arrianismo, también fue excomulgado por el Papa. -Por el contrario, todos los santos que han buscado la reforma de la Iglesia la han procurado siempre por el camino de la obediencia. -Son muchas las comunidades católicas tradicionales que hoy están en plena comunión con el Papa, aceptan el Vaticano II y celebran la Liturgia antigua, respetando la nueva. -Son comunidades establecidas precisamente «aparte» de Mons. Lefebvre y de la FSSPX, como la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, la Fraternidad San Vicente Ferrer, el Monasterio benedictino de Le Barroux y el de Fontgombolt. –Pidamos al Señor la plena reintegración de la FSSPX en la unidad de la Iglesia.

Ver mas

Parte III

-Los filolefebvrianos se sienten muy dolidos. -Ha habido muchos comentarios favorables a Filolefebvrianos I y II. -Pero también han sido muchos los que en sus comentarios han combatido fuertemente contra estos artículos. -Les envito a explorar aquellos sitios de internet que han combatido mis artículos sobre el filo-lefebvrismo: Don Ángel David Martín Rubio, In diebus illis, infoCaótica, Martin Ellingham, Ex-Orbe, algún foro de Catholic.net, Asando la Manteca, Coronel Kurtz.

Ver mas

Parte IV

-El sagrado Concilio Vaticano II. -Se promulga finalmente con un gran acuerdo de los Padres. -La falsificación de sus doctrinas comenzó durante su misma celebración y se multiplicó grandemente en el postconcilio. -Es cierto que los errores y horrores habidos dentro de la Iglesia después del Concilio, sobre todo en el Occidente descristianizado, fueron y son innumerables. -Pero acusar al Vaticano II de esos enormes males es una gran falsedad, una calumnia y es una ofensa al Espíritu Santo. -Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado nunca de los textos conciliares. -Credo in Ecclesia. La Iglesia católica, congregada por sus Obispos unidos al Papa, guarda siempre la verdad y los medios de santificación, sin que necesite para ello de actos cismáticos. -Después del Vaticano II los errores y abusos han sido denunciados desde dentro de la Iglesia católica. -Y han sido siempre los Papas del postconcilio los testigos más firmes de la verdad católica, y quienes han combatido con más fuerza los errores y males de la Iglesia presente. -Los diagnósticos más graves y autorizados de los males de la Iglesia actual los hemos encontrado siempre en los Papas. -«Tu es Petrus et super hanc petram ædificabo Ecclesiam meam et portæ inferi nos prævalebunt adversus eam». -La Iglesia católica, también después del Vaticano II, ha florecido en maravillas de gracia y santidad. -Jamás debe contraponerse una «Roma eterna» y una «Roma temporal», la de hoy. -Mons. Lefebvre, por el contrario, en el tiempo de los errores y horrores postconciliares se fue escandalizando cada vez más del Concilio, de los Papas, de la Liturgia renovada.

Ver mas

Parte V

-El diagnóstico exacto de una enfermedad es clave para lograr su sanación. -1970. Mons. Lefebvre funda la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. -1974. Hace finalmente en Écône una declaración solemne de su rechazo de la «Iglesia conciliar». -1975. El rechazo absoluto de la nueva Misa es la causa principal de la supresión de la FSSPX. -1976. Mons. Lefebvre es supendido a divinis. -1987. Pasan los años y el enfrentamiento de la FSSPX con la Iglesia va llegando a una fase máxima. -La Fraternidad sacerdotal San Pío X y Roma, una importante conferencia de Mons. Lefebvre. -1988. Las ordenaciones cismáticas de cuatro Obispos de la FSSPX. -Hay que reconocer que, viendo la Iglesia como Mons. Lefebvre la veía, era lógico que ordenase Obispos. -El sermón de Mons. Lefebvre en las ordenaciones episcopales de 1988. Cuál es la situación actual de la FSSPX. -El motu proprio Summorum Pontificum (2007). -Levantamiento de las excomuniones de los Obispos de la FSSPX (2009). -Colaboremos con el Papa de todo corazón en su intento de lograr que la FSSPX retorne a la plena unidad de la Iglesia.

Ver mas

Parte VI

-1. No existe más Iglesia que la Iglesia actual y visible, presidida por el Papa y por los demás sucesores de los Apóstoles. El que no cree en «esta Iglesia» no cree en ninguna, porque no existe otra. -2. Credo in Ecclesiam. Es «la fe en la Iglesia», Mater et Magistra, la que nos abre la mente a todas «las verdades de fe» que ella enseña. -3. La enseñanza personal del Papa y la del episcopado universal que permanece unido a él, disperso por el mundo o reunido en concilio, es infalible cuando en materia de fe y costumbres propone a los fieles unas verdades para que las sostengan como de fe. -4. Es contrario a la Tradición católica rechazar públicamente las enseñanzas y normas establecidas por los Concilios, especialmente por los Concilios ecuménicos, aunque éstos hayan tratado predominantemente de asuntos pastorales y disciplinares. -5. El lefebvrismo conduce al sedevacantismo. -6. El lefebvrismo se aproxima también en algunas cuestiones al «libre examen». -La Misa postconciliar del Novus Ordo (1970), promulgada por Pablo VI y recibida por todos los Obispos católicos, es verdadera, santa y santificante. -La Misa antigua y la Misa nueva, lamentablemente, se han visto duramente enfrentadas. -El nuevo rito de la Misa, celebrado con fidelidad, sentido de lo sagrado y desarrollo de todas las modalidades que ofrece, es grandioso y lleno de majestad y belleza. -No es tampoco cierto –aunque algo tiene de verdad– que el Misal antiguo dejase menos margen a la mala celebración que el nuevo. -Colaboremos con Benedicto XVI para alcanzar la Pax liturgica. -Las dos formas de la Misa romana deben ser aceptadas por unos y por otros.

Ver mas

Parte VII

-Situación actual de la FSSPX. -1988. Juan Pablo II, carta apostólica Ecclesia Dei. -1999. Pontificia Comisión Ecclesia Dei (PCED). -2008. Aclaración de la PCED sobre la condición cismática de la FSSPX. -2009. Levantamiento de la excomunión de los Obispos de la FSSPX. -2009. Vinculación de la PCED a la Congregación de la Fe. -2011. Entrevista concedida por el Superior General de la FSSPX. -La Fraternidad lefebvriana va creciendo y se siente fuerte en su posición actual. -La situación cismática de la gran Comunidad lefebvriana se hace patente. -En la medida en que perduran en la Iglesia Católica los errores y abusos, la Fraternidad se autojustifica y desarrolla. -Reservas sobre la autoridad del Papa. -Reservas sobre la autoridad del Concilio Ecuménico Vaticano II. -La mala interpretación lefebvriana del Concilio Vaticano II en no pocas cuestiones muy graves es patente. -1. El teocentrismo del Decálogo es sustituido en la Iglesia conciliar por el antropocentrismo de los Derechos del hombre. -2. Una falsa igualdad ecuménica entre todas las religiones pretende llegar a «una especie de sincretismo que logre reunir todas las religiones». -3. La negación del Señorío de Cristo sobre las naciones es la causa de la laicización de los Estados. -Ciertos «gestos» de Juan Pablo II nos causaron profundo desagrado a no pocos católicos. -La reunión de Asís fue el gesto pontificio más abominado por Mons. Lefebvre. -La reintegración de la FSSPX en la Iglesia Católica no parece posible por ahora.

Ver mas

 

separador

Suscríbete

Lista de correoFacebookGoogle+Google+

separador

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

separador